domingo, 25 de enero de 2009

Tontos de los cojones (con perdón)

Pues sí, son "tontos de los cojones"
“Tontos de los cojones”

El alcalde de Getafe, D. Pedro Castro, ha asegurado que votar a la derecha “es propio de tontos de los cojones”. Creo que habría que matizar esa afirmación.

Así, resulta razonable que el señorón, podrido en euros, que se acoda despectivo en la barra de una cafetería vote a la derecha; que la vote el camarero atado a un contrato de tres meses es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que una anciana rentista del Barrio de Salamanca, sin más preocupación que renovarse el tinte y reñir a sus criadas vote a la derecha; que la vote la asistenta es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que los que se llenan la boca de “grandeza de España” y demás frases huecas y pomposas voten a la derecha; que la vote quienes sufren la fractura social y las desigualdades regionales es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que vote a la derecha quien considera que los gays son “enfermos”, “pecadores”, “degenerados” y demás “catolicomemeces”; que la vote un gay es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que un millonario de la tercera edad vote a la derecha; que la vote un jubilado, a riesgo de que se entregue su pensión a buitres privatizadores, es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que el adinerado que lleva a sus hijos a la educación privada para que “se eduque en valores y en calidad” o a universidades de EEUU vote a la derecha; que la vote quien lleva a sus hijos a la educación pública es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que, abogando la derecha por una “seguridad para quien pueda pagársela”, quienes pueden pagarse protección voten a la derecha; que la vote aquel que necesita a la policía es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que quien puede viajar a Houston o pagar facturas millonarias en clínicas privadas vote a la derecha; que la vote quien ha de recurrir a la sanidad pública es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que quienes piden “flexibilidad laboral”, “despido libre” y “moderación salarial” voten a la derecha; que la voten quienes carecen de trabajo estable o cobran salarios indignos es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que voten a la derecha quienes quieren imponer la “familia tradicional” porque “el matrimonio es la santa unión entre un hombre y una mujer”; que la vote quien siente atracción por alguien de su mismo sexo es propio de…tontos de los cojones.

Resulta razonable que quienes buscan imponer la “religión obligatoria y evaluable” (católica, por supuesto, que para eso es “la única verdadera”) y asfixiar la Educación para la ciudadanía y los Derechos Humanos voten a la derecha; que la voten amantes del librepensamiento y el progreso social es propio de… tontos de los cojones.

Resulta razonable que quienes se rebozan en la crispación, la falacia, el sectarismo y las burlas voten a la derecha; que la voten los que aman la tolerancia, el relativismo, el respeto y el diálogo es propio de… tontos de los cojones.

Resulta ahora razonable plantearse cuántos “tontos de los cojones” pululan por nuestro querido país.

Extraído de:
gustavovidalmanzanares.blogspot.com

3 comentarios:

marisa dijo...

Buenísimo... Si es que no hay como una buena definición y una matización bien hecha. Un abrazo.

Eusebio dijo...

Cuánta razón tienes, amigo Armando.
Como dice Marisa, cuando se explican bien las cosas... se entienden, que hay mucho obrero de derechas por ahí.
Un abrazo a ambos.

olvidatuequipaje dijo...

Gracias a los dos.
Esa es la referencia que yo tengo en la cabeza, que la sabiduría popular es muy certera: "ser más tonto que un obrero de derechas".
¡Abrazos!