miércoles, 11 de marzo de 2009

El sueño de Berlusconi


Y de tantos otros en Europa (y en España) y en el mundo...

2 comentarios:

Carlos Angeles dijo...

Hola!

Te escribo desde México. Recién me regalaron un juguetito de esos de la compañía de la manzanita y buscando podcast para llenarlo me encontre con tu programa, tu blog y tu impresionante labor (que supongo será tarea de muchos). Me has dejado enganchado, tu labor informativa y tu apego a la verdad y a decirla como se debe no puedo sino agradecerlo, hago poco más de una hora de viaje de casa al trabajo y otro tanto de vuelta y en lugar de las más de 2000 canciones (casi todas descargadas de la red) prefiero escuchar tu programa.

Con pena te comparto que bien prodrían estar hablando de mi pobre y atormentado país, la educación, el manipuleo de los medios, la apatía del grueso de la población, el abuso de los poderosos... todos males comúnes entre nosotros.

Me ha encantado y nutrido como pocas veces el haber encontrado tu voz justa, que "Olvida tu equipaje" siga regalandonos tanto en busca de un mundo mas justo e igualitario.

Dos cosas mas:

1) Espero me permitas grabar tus podcast en CD para distribuirlos a un par de conocidos que son reacios a usar Internet, pero que estoy seguro les encantará escuchar tus programas. Juro solemnemente no cobrar un solo peso por ellos, solo quiero difundir "Olvida tu equipaje"

2) En ocasiones la diferencia de volumén entre la canción (buenisima) de entrada y las voces es mucha, tengo que subir el audio para oir las charlas y cuando paso al siguiente podcast la canción lastima los oidos. Y en algún otro que no recuerdo hay más de un minuto de silencio al inicio que hace parecer que no tiene nada el podcast.

Gracias por mucho que me has dado.

P.D. Sería un gran honor si le echaras un ojo a mi blog y dejaras alguna opinión. :D

olvidatuequipaje dijo...

Querido amigo, sinceramente muy pocas veces me he sentido tan honrado por comentarios ajenos como me he sentido con los que tú me dejas hoy en el blog.
Por supuesto tienes los programas a tu entera y absoluta disposición, y te agradezco que me ayudes a difundir la tarea que humildemente realizo.
Te escribo un correo, pero entretatanto, y sencillamente,
¡GRACIAS!