jueves, 6 de diciembre de 2007

Ojo: declaran "muerta" a la escuela pública



Los niños de una escuela de Chamberí declaran "muerta" a la escuela pública

Han simulado esta mañana (ayer) un simulacro de funeral.


Protestan por la falta de recursos en la enseñanza pública.

En un ataúd hecho por los pequeños han enterrado a "doña Escuela".



Padres, alumnos y profesores del colegio público Rufino Blanco de Madrid, ubicado en el distrito de Chamberí, celebraron hoy antes de la entrada a las aulas un simulacro de funeral de "doña escuela", representado por el luto de los allí reunidos y por un ataúd hecho por los niños, para protestar de nuevo por la falta de recursos de la educación pública en Madrid, según informaron fuentes del centro.
La protesta, que duró 20 minutos y acabó con la lectura de un manifiesto por la escritora Almudena Grandes, se suma otra concentración que realizaron la semana pasada en el colegio para exigir a la Consejería de Educación que pusiese fin al "abandono sistemático" de la escuela pública en Madrid.
La protesta duró 20 minutos y concluyó con un manifiesto de la escritora Almudena Grandes.El acto, bajo el lema de 'Ni un paso atrás en la enseñanza pública', tiene su detonante en el traslado a otro centro de una auxiliar infantil psicopedagoga, cuando el colegio "tiene 17 niños diagnosticados con necesidades pedagógicas especiales, que van desde la hiperactividad hasta niños que sufren malos tratos o pertenecen a familias desestructuradas", según fuentes del centro educativo.
Además, responsables del colegio criticaron que "aún hay 15 niños por diagnosticar porque la persona responsable de ello en la Consejería no da abasto", hecho que atribuyen también a la falta de recursos.
Acusaron a la Administración de que se excuse en que "otros centros tienen más necesidad", cuando ellos tienen unos 25 alumnos por clase en infantil, y el resto de colegios "suele tener unos diez". Asimismo, aseguraron que ya están "acostumbrados a pelear", tras otras protestas anteriores contra el tráfico los domingos en Fuencarral, contra la construcción de un campo de Golf en la zona, o para exigir la creación de un aparcamiento para bicis.